Acompañamiento hacia la Comunión

Esta publicación esta a disposición también en: English (Inglés) Español

Cuando nos reunimos para nuestra sesión de la mañana, nos invitaron a compartir nuestros aprendizajes e ideas del dia anterior. Sin embargo, lo que surgió en su lugar fueron preguntas; preguntas evocadas por nuestro compartir sobre las mejores prácticas y experiencias en los diferentes niveles de formación en todo el mundo. En ese momento, ya habíamos entrado más profundamente en el proceso y percibimos claramente que  el Espíritu había estado trabajando en nosotras. De hecho, cuando nos introdujeron al método del «espacio abierto», que sería nuestro método para la sesión de la mañana, pronto se hizo visible que en realidad estábamos «en llamas».

En resumen, el «espacio abierto» es algo así: «Quienquiera que se sienta apasionada por un tema en particular, y quiera compartirlo con tantas personas como sea posible, está invitada a traerlo a la reflexión y ocupar un espacio en particular en la sala. Cuantas más cuestiones se plantean, más dinámico se convierte el método. Luego, durante un período de unos 30 minutos, las hermanas pueden unirse a un espacio y desarrollar un tema en particular, dialogarlo y resumir los puntos principales. En la próxima ronda, se pueden visitar otros temas, mientras que la persona responsable permanece y mantiene la conversación con un nuevo grupo de participantes. Este proceso se repitió tres veces. Al final, nos reunimos en el salón para escuchar los resúmenes.

Los temas que trabajamos fueron: los jóvenes en Europa y la implementación de un noviciado común, la forma de acompañar a un sola formanda, el uso de los medios de comunicación social, la formación en un país extranjero, la preparación para la Experiencia Misionera Transcultural (EMT) tanto en la provincia de origen como en la que recibe , desacuerdo entre los formadores y el equipo de liderazgo, y la sexualidad. Todos los temas fueron discutidos con gran apertura y por medio de ejemplos concretos. En su síntesis, la Hna. María Cristina señaló que todas estas cuestiones y preocupaciones apuntan al llamado y desafío de crecer en responsabilidad personal, y que la formación está destinada a ayudar en esto. Mencionó además la importancia del discernimiento, el cuidado de la vida, el diálogo y la primacía de la calidad sobre la cantidad. «Somos aprendices», concluyó, » y la formación significa apropiarnos de nuestro llamado a ser aprendices».

Por la tarde las Hnas. Maria Theresia, María Cristina y Miriam nos informaron sobre la actual situación global de nuestra congregación. Comenzaron con datos estadísticos que muestran que a finales de 2016 éramos 3045 hermanas en 48 países. Mientras tanto, gracias a nuestra nueva misión Grecia, el número de países ha aumentado a 49 este año. Continuaron compartiendo sobre los programas comunes de formación, los enfoques actuales en los ministerios («la formación es para la misión»), así como el trabajo en red que está ocurriendo dentro de la congregación, dentro de la familia Arnoldina, con otras congregaciones, organizaciones y laicos. Asimismo, informaron sobre la aplicación de las resoluciones del 14º Capítulo General, reconociendo los logros y los desafíos que nos preocupan. Muchas fotos fueron añadidas a la presentación, de modo que por dos horas visiblemente viajamos por todo el mundo y la congregación. Nuestra realidad es ciertamente compleja, e incluso puede ser abrumadora, como dijo la Hna. Maria Theresia: «Si podemos ser tan diferentes es porque tenemos una espiritualidad común muy fuerte».

Había mucho que compartir sobre la «hora del pastor» que siguió, y mucho para llevar al altar en la Eucaristía después. Como una de nosotras expresó durante la cena: Hemos estado trabajando durante dos días, pero se siente mucho más. Sin embargo, todavía tenemos un largo camino por recorrer … ¡Y lo esperamos con ansias!

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Rodrigo Fasulo dice:

    ¡Que bueno ver a tantas Hermanas reunidas pensando, reflexionando, mirando y resignificando el caminar de la Congregación! Como ex alumno y docente del colegio Espíritu Santo de Córdoba- Argentina, me enorgullece su labor, y más aun, formar parte de esta gran familia! Rezamos por su encuentro y que la gracia de Dios sea con ustedes. «Preciosa es la vida entregada por la misión»

  2. Edit Leiva dice:

    Rezando por cada una de ustedes.
    Provincia Argentina Sur.
    Abrazo en el Espíritu

Responder a Rodrigo Fasulo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *