La sexualidad humana y el desarrollo psicosexual

Esta publicación esta a disposición también en: English (Inglés) Español

Durante los últimos dos días, nos tomamos tiempo para reflexionar y compartir sobre el tema de la sexualidad. Una vez más, tuvimos la suerte de tener a una de las participantes del grupo como expositora: la Hna. Milagros Sandoval, de Filipinas  Sur. Ella compartió con nosotras de su rica experiencia en el acompañamiento tanto en la formación como en retiros, y  desde el trasfondo de sus estudios sobre la sexualidad, que además  ha integrado con la espiritualidad.

¿Dónde y cómo comenzar a hablar de la sexualidad? La Hna. Mila llamó nuestra atención sobre la etimología de la palabra sexualidad. Viene del latín «Secare», que literalmente significa ser cortado y desconectado del conjunto. En tal caso, nos llevó a entrar en contacto con nuestra propia humanidad y el deseo inherente de la plenitud y la conexión que todos experimentamos desde el principio de nuestras vidas. Todos llevamos dentro También una energía relacional que nos hace la incompletitud y nos conduce  a la conexión. Precisamente esta es nuestra sexualidad, o, como la Hna. Mila repetidamente lo explico, nuestra «energía sexual». Experimentamos esta energía de muchas maneras: cuidando y acercándonos a los demás, en las sensaciones físicas, en las experiencias emocionales, en las relaciones, en nuestro compromiso, y en nuestros apostolados.

La Hna.  Mila demostró continuamente cómo la sexualidad afecta a todas las áreas de nuestra vida, y no puede ser restringida sólo a las expresiones genitales. También trazó el camino de desarrollo psico-sexual desde la infancia hasta la edad adulta, con todos los componentes físicos y psicológicos que lo acompañan. Ella subrayó en repetidas ocasiones que ciertas sensaciones y comportamientos pueden ser muy «normales» en una etapa en la vida, pero inadecuado en otro estadio. Así como ella utilizó abiertamente y  naturalmente, palabras que están conectados a la sexualidad, ella también nos animó a hacer lo mismo, especialmente en el  servicio de la formación.

Hay muchas maneras, en las cuales podemos canalizar nuestra energía sexual. Para nosotras –  mujeres consagradas – y para las  formandas que acompañamos, el desafío se integra a nuestra sexualidad en nuestro compromiso de vida consagrada. La Hna. Mila nombró cuatro tareas particulares en el proceso de integración: en primer lugar,  crecer en el conocimiento más profundo de ser un ser separado; en segundo lugar,  tomar decisiones responsables y hacer frente a las consecuencias de estas decisiones; En tercer lugar,  desarrollar la creatividad y la generatividad; y, en cuarto lugar,  aumentar nuestra capacidad para la intimidad.

También echamos un vistazo a la cuestión de los abusos sexuales, ya que podemos encontrar víctimas de abuso sexual en nuestra instituciones, apostolados y entre nuestras formandas. La Hna.  Mila compartió con nosotros las diferentes formas de abuso sexual, así como las señales de alerta y las medidas preventivas.

La energía sexual se supone que nos conecte. Si no la expresamos de una manera madura y apropiada, llegamos a  desconectarnos de nosotras mismas, de los demás y en especial de Dios. Sin embargo, si la integramos, nos convierte en una fuente de vida para nosotras y otros. ¿De qué manera la sexualidad en «plenitud» se manifiesta? La Hna. Mila terminó su presentación en  forma de meditación, con algunos ejemplos. Uno de ellos incluía a todos: «La sexualidad se manifiesta en  plenitud en cualquier persona – hombre, mujer o niño – que en un momento de servicio,  afecto,  amor,  amistad,  creatividad,  alegría o  compasión, está, en ese momento, tan cautivado por lo que está más allá de él o ella que, por ese instante al menos, su experiencia de separación de otros es superada …. «

 

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *