Recordando el pasado y visualizando el futuro

Esta publicación esta a disposición también en: English (Inglés) Español

Los últimos dos días los pasamos haciendo nuestro «Análisis de los Pastos Verdes». Fue un tiempo para reflexionar sobre las tres semanas del Seminario, para reunir nuestros aprendizajes, sacar conclusiones y planificar algunas medidas de acción a ser implementadas en nuestras provincias y regiones respectivas.

Antes de pasar por el proceso de evaluación, pasamos la mitad de la mañana  presentando nuestras preguntas pendientes a nuestras  tres hermanas de la DG: Hna. Maria Theresia, Hna. Maria Cristina y Hna. Miriam. Algunas de estas preguntas eran de tipo legal (por ejemplo, cómo lidiar con propiedades después de los votos perpetuos), otras se trataban sobre  acompañamiento y discernimiento (por ejemplo, el manejo de las dudas vocacionales). En conclusión, la Hna. Maria Theresia nos animó a acercarnos a la DG en caso de futuras dudas o preguntas, diciendo: «Espero que después de estos días de encuentro nos sintamos  más libres para contactarnos entre nosotras; somos de la misma congregación «.

Tras el descanso, pasamos a la evaluación, que estaba muy bien preparada por nuestras facilitadoras. En primer lugar, nos invitaron a pasar algún tiempo con el Buen Pastor e identificar una característica específica del Buen Pastor que nos sentimos llamadas a encarnar como formadoras. A continuación, se proporcionaron materiales como arcilla, colores y cortes de papel para que pudiéramos ilustrar esta característica a través de una obra de arte. Por la tarde, ya que nos encontramos en nuestros grupos básicos, por última vez, pudimos compartir nuestra obra de arte y rezar nuestra despedida. Más tarde, durante la misa, expusimos nuestras obras delante del altar para que todo el mundo pudiera ver. Resultó ser una hermosa colección de piezas de arte que revelaron en diferentes formas y colores, algo del viaje interior que cada una de nosotras realizó en las últimas semanas.

También nos invitaron a mirar hacia atrás las diferentes sesiones que tuvimos durante este tiempo, y reconocer los aprendizajes y el consecuente «efectos pastor», es decir, los cambios que deseamos que sucedan. Con el fin de ser concretas, especificamos, tanto como sea posible, en cada efecto pastor, las medidas que queremos tomar en los diferentes niveles: personal, las prácticas de formación que estamos manejando, equipo de formación, Direcciones Provincial / Regional, Interprovincial e Intercontinental. Al día siguiente, nos encontramos con nuestros grupos continentales para elaborar recomendaciones comunes a la DG, así como a las asambleas continentales. Estos fueron compartidos más adelante en el plenario.

A medida que nos acercamos al cierre, la Hna. Maria Theresia se dirigió a nosotras una vez más para compartir algunas de sus impresiones sobre el seminario. Se concentró en dos observaciones: en primer lugar, nos vio avanzando hacia una «cultura E» (cf. seminario sobre la interculturalidad: «cultura E”  es la nueva cultura que surge de la interacción de diferentes culturas); En segundo lugar, se dio cuenta que todas somos especialistas – «es bueno saber que tenemos entre nosotras hermanas cuyos recursos  podemos compartir.» En la apertura de nuestro seminario hace tres semanas, en su discurso de bienvenida, el deseo de la Hna. María Theresia fue que llegaramos a tener el olor de las  ovejas. Sin embargo, en estos días, se dio cuenta de que nosotras, en primer lugar, necesitamos  oler como el Buen Pastor para que nuestras formandas puedan sentirse como en casa con nosotras y estar dispuestas a ser acompañadas. Concluyó afirmando: «Ha alcanzado este objetivo, cada una a su manera.»

En verdad, hay mucho que apreciar y agradecer. Fue bueno que nos dieron mucho tiempo y espacio para expresar nuestro agradecimiento, de diferentes maneras, a todo el grupo, incluyendo el personal, y cada  participante individual. Nuestro equipo de comunicaciones preparó un videoclip hermoso, gracias al cual pudimos recorrer una vez más nuestro caminar durante las últimas tres semanas. En nuestra misa vespertina, hermanas de las diferentes comunidades de Timor se unieron a nosotras. Después de una cena común, expresamos nuestro agradecimiento a la Hna. Aloisia (Provincial de Timor), a la comunidad aquí en Bello, y a todas las manos que ayudaron detrás de la escena, por la extraordinaria experiencia de hospitalidad y amor. Concluimos la celebración, como siempre, con bailes.

Mañana tendremos nuestra misa de cierre y luego poco a poco vamos a empezar a regresar de nuevo a nuestras provincias y regiones para compartir las bendiciones que hemos recibido con  todos.

 

 

 

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. OLGA dice:

    PREPARANDONOS PARA EL REGRESO A NUESTRAS PROVINCIAS, GRACIAS PADRE DIOS, GRACIAS JESÚS BUEN PASTOR PR ACOMPAÑARNOS Y CUIDARNOS EN ESTO DIAS.
    GRACIAS Y MIL BENDICIONES A CADA UNA POR TODO LO COMPARTIDO, POR CADA MOMENTO, GRACIAS POR ELCARIÑO, LA CONFIANZA, GRACIAS POR SER UNA PARA LA OTRA UNA GRAN BENDICION.
    GRACIAS A LA HERMANA MARIA T., MIRIAM Y MARIA C. POR ESTAR Y ACOMPAÑARNOS CON UNA PASTORAS QUE SUPIERON OBSERVAR Y CONDUCIR EL REBAÑO.GRACIAS A LA COORDINACION PROVINCIAL Y CADA HERMANA DE LA PROVINCIA DE TIMOR POR TANTA DEDICACION, CARIÑOS Y CUIDADOS, SOLO DIOS PUEDE DEVOLVER E CIENTO POR UNO. GRACIAS PUEBLO DE TIMOR POE ESEÑAROS LA GENEROSIDAD Y LA ALEGRIA COMPARTIDA, CON USTEDES APRENDIMOS A AMPLIAR EL CIRCULO DE COMUNIÓN. GRACIAS Y HASTA PRONTO.

Responder a OLGA Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *