Vida Religiosa, los Votos y la Misión

Esta publicación esta a disposición también en: English (Inglés) Español

Una de  nosotras, la Hna. Simona Anthony, participante de la Provincia de India Sur, fue nuestra expositora  muy apreciada en estos dos últimos días. Ella es bien conocida en la India y a menudo solicitada para las clases en los diferentes niveles de la formación, no sólo en nuestra propia congregación pero en otras congregaciones también. Tuvimos el privilegio de tener la oportunidad de escucharla y enriquecernos con sus reflexiones apasionadas y personales sobre la vida religiosa.

La Hna. Simona realmente nos habló como una hermana; como alguien que esta está realizando el mismo viaje y compartiendo las mismas alegrías y luchas. Nos hizo reír muchas veces, pero también nos desafió a cuestionar nuestras propias actitudes. Nuestra hermana está equipada con una mente que nunca deja de maravillarse y maravillarse. Muchas veces nos invitó a aplaudir y apreciar la obra de Dios en nosotras y a través de nosotras.

La vida religiosa es un llamado a estar con Jesús – 24 horas al día. También es un llamado a trabajar con Él. Trabajar con Jesús es muy diferente de trabajar para Él, porque significa ponernos en Su mente. La Hna. Simona dejó muy claro que Jesús no nos ofreció una vida cómoda. Él nos prometió sólo una cosa: la participación en la cruz, que él tomaría primero. «Y cómo suavemente nos ayuda a llevarla …», señaló. Una y otra vez la Hna. Simona nos recordó la centralidad del misterio pascual. A través de muchas historias de personas, muertas y vivas, conocidas y desconocidas, nos recordó que vivir el radicalismo del evangelio es posible. Ella nunca se cansó de enfatizar el hecho de que necesitamos tener un «espacio sagrado», un encuentro diario e íntimo con el Señor. «Si no puedes contemplar, no tienes derecho a ser apostólica», concluyó.

Como personas consagradas, somos llamadas a «despertar al mundo» (Papa Francisco). Sin embargo, para hacerlo, necesitamos primero despertarnos nosotras mismas, no necesitamos ser muchas; Tenemos que ser iluminadas, sin embargo, para transformar la sociedad. Lo hacemos a través de los Consejos Evangélicos, sobre cada uno de los cuales la Hna. Simona habló en detalle y con referencia a experiencias de la vida real que a menudo nos hacían temblar. Muchos de estos ejemplos eran acerca de los niños, quienes de una manera muy genuina nos revelaron como es la imitación de Cristo. Muchas veces el énfasis estaba en compartir – compartir lo que uno tiene, tiempo y talentos incluidos. No importa cuál sea el regalo que hemos recibido de Dios, no se da solamente para nosotros, sino para construir comunidad.

De vez en cuando la Hna. Simona nos recordaba que todo lo que nos iba compartiendo, ya estaba presente allí en nuestros corazones. De hecho, al compartir su propia pasión, ella también encendió el fuego en nosotras. En el plenario tuvimos una participación muy personal en nuestra propia comprensión y experiencia del voto de obediencia, que fue muy enriquecedor y alentador al mismo tiempo.

La misión de Jesús es nuestra misión. Y esa misma misión ya estaba definida 800 años antes de su nacimiento, como se afirma en la misión del Siervo escrita en el libro del profeta Isaías: ser siervo, hacer justicia, ser un pacto con el pueblo, Ser la luz de las naciones, abrir los ojos, liberar a los prisioneros y declarar nuevas las cosas,  todas estas tareas siguen siendo válidas para nosotras hoy. La Hna.  Simona dijo en pocas palabras: «La misión es ayudar a la gente a ver el rostro de Dios». Bromeando, dijo, «y para eso no necesitamos alquilar ningún rostro». Sólo necesitamos activar las cualidades en nosotras.

Estamos agradecidas a la Hna. Simona por compartir generosamente su don y pasión con nosotras. Todo lo que habíamos experimentado hasta ahora era como preparar el terreno, para que pudiéramos estar abiertas y receptivas para recibir el mensaje de Dios canalizado en su compartir. Ahora estamos listas para seguir adelante, ya que la sesión de mañana será sobre el Discernimiento.

 

 

 

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. blanca a raceli roveda dice:

    Hna Simone muy linda su exposicion…a caminar con Jesús , lo mejor que nos puede pasar. Bendiciones

Responder a blanca a raceli roveda Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *