Hace tres meses, tres hermanas se dirigieron junto a los refugiados en Grecia para un proyecto europeo conjunto. Ya estaba claro que no continuarían siendo solo tres. El 4 de agosto, la cuarta hermana, la Hna. Preethi Silva de la India, se les unió por fin.

La Hna. Preethi había sido asignada al proyecto desde el principio. Sin embargo, hace tres meses, cuando las Hermanas Ada, Rastislava y Clara partieron a Grecia, no pudo estar con ellas, ya que aún no había obtenido su visa. Esta visa ya se ha concedido. En poco tiempo, dos días después, ya se encontró en el avión a Atenas junto con la Hna. Anna-María Kofler, coordinadora provincial de Alemania. La hermana india de 36 años construyó una escuela en el noreste de la India durante los últimos años y, por lo tanto, posee práctica como pionera. Durante años había soñado trabajar como misionera fuera de la India. Últimamente quería ir a Brasil. Sin embargo, cuando Roma la solicitó para Grecia, no dudó en decir Sí. A través de los medios de comunicación ya había oído hablar mucho de la situación de los refugiados, especialmente de Siria. Mientras todavía en la India ella también comenzó a adquirir algunos fundamentos en dos idiomas que ahora serán una ayuda para su nueva misión: griego y árabe.

Durante las últimas semanas de espera de su visa, la Hna. Preethi ha estado en tierra europea; En Steyl para ser exactos. Allí no sólo tuvo la oportunidad de conocer los lugares de la fundación de nuestra congregación, sino también de participar en el curso de renovación / terciado que actualmente se está llevando a cabo en Steyl. Este grupo y muchas hermanas de la comunidad de la Casa Madre la enviaron a Grecia. Todas se reunieron en la capilla de la Santa Cruz del convento del Sagrado Corazón 15 minutos antes de la salida. La Hna. Preethi pronunció una oración de entrega y todas las presentes la bendijeron para su misión en Grecia. Un poco menos de tres meses atrás, sus tres compañeras habían sido enviadas desde el mismo lugar. La Hna. Anna-María Kofler recordó una vez más las palabras con las que el P. José Ignacio García, jesuita y director del Servicio Jesuita para los Refugiados (JRS) en Europa, se dirigió a las hermanas antes de su partida: «A menudo sus habilidades serán necesarias, pero aún más su amor».

Nuestras hermanas en Grecia trabajan estrechamente con el Servicio Jesuita para los Refugiados (JRS). Organizan programas para los refugiados, cuidan a los enfermos y los ancianos, organizan el trabajo en la cocina y acompañan a jóvenes voluntarios, la mayoría procedentes de Francia, España y Portugal. La misión en Grecia es un proyecto conjunto de las provincias y regiones europeas, que ahora, con la presencia misma de la Hna. Preethi, cuenta con un apoyo adicional de Asia.

Michaela Leifgen, SSpS