Nuestras hermanas Annette y Alicja en Berlín invitaron a los jóvenes de Eritrea para almorzar. Escriben:

“De hecho, el almuerzo juntos, el compartir y la apertura han sido una gran alegría para todas nosotras. Esto fue un momento apreciado para nuestros invitados de Eritrea, así como para nosotras,  hermanas Annette y Alicja. Vivimos en Berlín/Marzahn. Nuestros invitados son nuestros vecinos. En la calle cercana, en dos edificios, hay aproximadamente 900 refugiados. Una vez por semana visitamos a los jóvenes de Eritrea; estudiamos con ellos, hablamos, celebramos, rezamos,… y compartimos mutuamente lo que somos, nuestras experiencias y esperanzas”.