29 de enero

 

Tras la elección del nuevo Equipo de Liderazgo Congregacional, los miembros del Capítulo se dedicaron a estudiar, reflexionar, debater y votar las Direcciones Congregacionales, así como las recomendaciones y resoluciones del 15º Capítulo General.

El 29 de enero, día de San José Freinademetz, tras la elaboración de varios borradores y debates en grupos y en plenario, las Direcciones Congregacionales estuvieron finalmente listas para ser votadas y fueron aprobadas.

Inspiración y unidad en la misión

Como el nombre sugiere, las Direcciones Congregacionales señalan hacia dónde debe moverse la Congregación en los próximos 6 años en el cumplimiento de su misión. Es un documento conciso, fruto del discernimiento de los miembros del capítulo, que aporta inspiración, motivación y unidad en la misión.

Las Direcciones Congregacionales no determinan lo que hay que hacer, sino que señalan la dirección en la que todos deben ir. Sirven como punto de partida para la oración, la reflexión y la acción. Deben impregnar todas las actividades misioneras, desde la planificación del Equipo de Liderazgo Congregacional, de las provincias y regiones, de las comunidades, de las instituciones vinculadas a las Misioneras Siervas del Espíritu Santo y de cada hermana en particular.

El Equipo de Liderazgo Congregacional publicará pronto el texto de las Direcciones Congregacionales, pero aquí traemos algunos elementos para dar una idea general.

 

De la Trinidad a la conversión ecológica

 

El texto de las Direcciones Congregacionales es una llamada a la transformación que parte del dinamismo de la vida trinitaria y nos lleva, por la acción del Espíritu Santo, a cruzar las fronteras y llegar a las personas que la sociedad no ve y excluye. Habla del grito de la Madre Tierra y de los marginados y nos invita a la conversión ecológica y a la vida sostenible.

También apunta a la vivencia de nuestra consagración, nuestra interculturalidad, nuestra formación y nuestra respuesta a los desafíos de la tecnología y del mundo cambiante. En un espíritu sinodal, se nos insta a trabajar en red, a ampliar nuestra colaboración con nuestros compañeros laicos y a reestructurar nuestra misión.

Las Direcciones Congregacionales buscan traducir el tema del Capítulo General «Inmersos en la vida de la Trinidad, transformando el mundo con compasión» en orientaciones prácticas que nos ayuden, como SSpS, a ser una presencia de compasión y transformación, empezando por nosotras mismas.