Día 9 – Novena de Navidad

El día ha llegado al fin cuando María dará a luz a su hijo primogénito.

Mientras dormimos esta noche en nuestras casas y camas confortables, dentro de un barrio seguro, se estima que 200 millones de niños duermen en las calles en las condiciones más espantosas, incluso para los animales perdidos.

Nuestro Dios amoroso debe haber sufrido la soledad y la desesperación de estos niños. Donde el mundo ve a un niño sucio, Dios ve a un niño precioso creado a su imagen. Mientras nosotros vemos sus vidas descartables, Dios ve sus almas eternas. Cuando las comunidades donde estos niños vagan, ven un problema que tiene que ser reparado, Dios ve a un niño que necesita ser amado.

En el noveno día de nuestra novena de Navidad, unidos a toda la congregación, recordamos a todos los niños de la calle con o sin nombres, quienes están vivos en nuestros sueños, como el niño Jesús que nació en  un pesebre, lugar donde alimentaban a los animales.

 

UNA HISTORIA

“Niño acusado de brujería”

El pequeño Juan era un niño feliz que vivía con su familia. Un día se sorprendió al ser llamado brujo y acusado por la muerte de dos hermanas de un modo inexplicable. Esto causó una revuelta en la vida de Juancito.  Todo fue planeado por la familia para que el pequeño Juan y su abuela fueran asesinados por haber causado la muerte de las dos hermanas. Un día golpearon al pequeño Juan y a su abuela. Luego, fueron arrojados en un hoyo y apedreados con la intención de quemarlos. Por la providencia de Dios, en ese mismo momento, pasaba por ese lugar un misionero SVD. El sacerdote fue informado de lo que estaba sucediendo. Luego, se acercó y enfrento a la furiosa familia y consiguió sacar del pozo a Juan y a la abuela para llevarlos a un lugar seguro y proporcionarles asistencia médica.

Por último, el pequeño Juan fue acogido en el Centro de Atención Infantil Arnoldo Janssen, donde fue recibido y formado. Hoy, Juan es un ejemplo para otros niños que enfrentan la misma situación. Gracias a la ayuda del Centro, Juan tiene un trabajo y recibe apoyo de las Hermanas SSpS y los Hermanos SVD.

ORACION

Dios amoroso y siempre vivo que reuniste a todos los niños a tu alrededor, pedimos que sigas protegiendo y defendiendo a todos los niños, especialmente a los más vulnerables. Mira con compasión a los niños del mundo, a los que más sufren y necesitan nuestro apoyo. Emmanuel – Dios con nosotros, te rogamos que inspires a más personas para que con el cuidado y atención que ofrecen, tu amor sea visible y tangible para muchos. Que María, nuestra madre sea madre para los niños de la calle, ahora y siempre. Amén.

Haga clic aquí para ver el texto completo de la Novena de Navidad 2016 (en diferentes idiomas).