Día 5 – Novena de Navidad

Introducción:             Nuestra historia de hoy gana significado sólo en nuestra conexión con nuestro pasado. Somos como enanos sentados sobre los hombros de gigantes. Vemos más cosas que son más distantes, que ellos, no porque nuestra vista sea superior o porque seamos más altos que ellos, sino porque nos levantan, y por su gran estatura se suman a la nuestra. (Juan de Salisbury)

Nuestras hermanas que fueron antes que nosotras, han personificado /encarnado el amor de Dios de una manera peculiar. Al hacerlo, nos han abierto un camino que debemos seguir.

Dietrich Bonhoeffer escribió el siguiente pensamiento en una carta al Sr. y a la Sra. Bethge:

«No podemos encontrar nada que llene la ausencia de una persona querida y ni siquiera debemos intentarlo; sólo tenemos que aguantar y perseverar; eso suena muy duro al principio, pero al mismo tiempo es un gran consuelo, porque mientras que el hueco realmente permanece sin llenar, nos mantiene conectados entre sí. Cuanto más hermosos y completos sean los recuerdos, más difícil es la separación. Pero la gratitud transforma el tormento de la memoria en una alegría tranquila. No llevas el pasado bueno dentro de ti como una espina, sino como un regalo precioso».

La historia de los escarabajos de agua y la libélula

En el fondo de un pequeño y tranquilo estanque había una comunidad de escarabajos de agua. Era una comunidad contenta, que vivía en la luz tenue, ocupado corriendo de un lado a otro sobre el barro en el fondo del estanque en busca de comida.

Una y otra vez, sin embargo, los escarabajos del agua se dieron cuenta de que uno u otro de ellos aparentemente perdió interés en quedarse con ellos. Agarró el tallo de un lirio de agua y poco a poco subió a él antes de desaparecer. Entonces nunca se volvió a ver.

Un día, cuando eso sucedió de nuevo, los escarabajos del agua se dijeron unos a otros: «Ahí va otro de nuestros amigos subiendo el tallo. ¿Adónde podría ir?»

Pero a pesar de que prestaron gran atención, esta vez de nuevo un amigo desapareció de la vista. Los que quedaron atrás, esperaron mucho tiempo, pero no regresó.

«¿No es extraño?», Dijo el primer escarabajo de agua.

«¿No era feliz entre nosotros?», Preguntó el segundo.

«¿Dónde podría estar ahora?»  se preguntó el tercero.

Nadie tenía una respuesta. Se enfrentaron a un acertijo. Finalmente, el escarabajo más antiguo llamó a un conjunto. «Tengo una idea», dijo, «El próximo de nosotros que suba por un tallo de una planta, debe prometer volver y decir a dónde fue y por qué». «Prometemos», todos dijeron solemnemente.

Poco después, en un día de primavera, precisamente el escarabajo del agua que había hecho la sugerencia se dio cuenta de que él mismo estaba subiendo por el tallo de un lirio. Más y más alto subió. Y antes de saber lo que estaba pasando, rompió la superficie del agua y cayó sobre una gran hoja de lirio de agua verde.

Cuando el escarabajo del agua recuperó sus sentidos, miró a su alrededor con asombro. No podía creer lo que veía. Todo era tan diferente e incluso su cuerpo parecía haber cambiado de alguna manera asombrosa. Cuando comenzó a mirarlo con curiosidad, sus ojos cayeron sobre cuatro alas brillantes y un cuerpo largo que ahora aparentemente le pertenecía. Mientras todavía se preguntaba acerca de su forma no acostumbrada, sintió una necesidad de mover las alas. Se entregó en el impulso, movió sus alas – y de repente sin saber cómo, se encontró en el aire.

El escarabajo del agua se había convertido en una libélula. La libélula recién nacida voló de un lado a otro por el aire en círculos anchos y estrechos. Se sentía maravilloso en este elemento totalmente diferente. Después de un tiempo se estableció en una hoja para descansar.

En un momento la libélula miró hacia abajo, en el agua. Y estaban sus viejos amigos, los otros escarabajos de agua, corriendo de un lado a otro en el fondo del estanque. Entonces recordó su promesa. Sin pensarlo, salto hacia abajo, queriendo informar a sus viejos amigos. Pero sólo golpeó la superficie del agua.

«No puedo volver», dijo con tristeza. «Realmente lo intenté, pero no puedo cumplir mi promesa. Incluso si pudiera volver, ninguno de mis amigos me reconocería con mi nuevo cuerpo. »

Y después de pensar en ello durante algún tiempo, se dio cuenta: «Tendré que esperar hasta que se conviertan en libélulas, también. Entonces verán por sí mismos lo que me pasó y adónde fui».

Y con eso la libélula voló felizmente en su maravilloso nuevo mundo de luz y aire.

(Autor desconocido)

Oración

Señor, no eres un Dios de los muertos, todos los que murieron viven contigo.

Antes ti recordamos a todos aquellos a quienes amamos, ellos mantendrán un lugar en nuestros corazones.

Creemos que todos están en tu mano

Y esa es nuestra esperanza para ellos y para nosotros.

Que tú puedas recompensar lo que puede ser recompensado y llenar cualquier vacío que todavía están allí, que es nuestra esperanza para ellos y para nosotros.

Que eliminarás todo lo que separa, y puedas dar paz eterna;

eso es lo que pedimos, es lo que esperamos y creemos para ellos y para nosotros.

Estar con nuestro difunto con el poder de su vida y nos llevan también con el poder de su vida a un reencuentro con ellos, a través de tu Hijo nuestro Señor Jesucristo.

Lectura del Evangelio según Juan

Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde estoy, para que siempre vean la gloria que me has dado porque me amabas antes de la fundación del mundo.

Les he dado a conocer tu nombre y seguiré dándolo, para que el amor con el que me amaste pueda estar en ellos, y que yo pueda estar en ellos. Jo. 17,24-26

Lo sepamos o no, transmitimos la presencia de todos los que hemos conocido, como si estuviéramos en presencia del otro intercambiamos nuestras células, transmitimos parte de nuestra fuerza vital, y luego seguimos llevando a esa otra persona en nuestro cuerpo… así es como sobrevivimos mucho después de que estamos muertos. Por eso es importante en quién nos convertimos, porque lo transmitimos. (Natalie Goldberg)

Pausa para la reflexión y el intercambio silencioso

Recuerden una experiencia vivida con una o dos hermanas fallecidas a las que ustedes han conocido, ¿cómo han sido canales del amor de Dios? ¿Cómo han dado a luz el amor de Dios en sus vidas?

¿De qué manera estoy invitada a seguir el camino abierto por ellos?

Intercesiones

Recordemos a nuestras hermanas que vivieron y amaron profundamente, que encontraron la fuente de su fuerza interior en Jesús, el Dios encarnado.

En una atmosfera tranquila mencionar nombres de las hermanas, nombrando algunas cualidades sobresalientes con las que hicieron presente a Dios en la situación de comunidad/misión.

Después de cada nombre se hará sonar una campana…. para recordarnos cómo su bondad ha resonado en nuestras vidas y/o una vela se enciende como signo de la luz que trajeron al mundo.

Después de cada recuerdo, se canta una Antífona – Laudate Omnes Gentes… /Bendice al Señor mi alma…u otro apropiado

Padre nuestro

Himno

Oración final

Dios, autor de nuestra vida, te damos gracias, por las miles de hermanas nuestras que han encendido nuestro espíritu con sus enseñanzas y la chispa de sus creencias, en cuyo rostro hemos visto irradiar la gloria de Dios, que se arriesgaron a abandonar sus tierras natales y se trasladaron a otras fronteras, que ofrecieron su vida en el servicio dedicado para el Reino de Dios, que nos guiaron con sus palabras y ejemplos hacia una relación más profunda con Dios, ellas que enfrentaron sus luchas con esperanza y optimismo, que nos enseñaron a confiar y a tener confianza en tiempos difíciles.

A medida que nuestra historia como congregación continúa, asumimos el desafío de ofrecer nuestros hombros para aquellas que nos siguen. Pedimos esto, en el nombre de Jesús que oró, que todos seamos UNO. Amén.