Día 1 – Novena de Navidad

Introducción

El tema del primer día de nuestra novena de Navidad: Comunión dentro de nuestra familia y comunidad.

El Dios de la Encarnación vive en una familia, en una comunidad de existencia compartida. Por lo tanto, quien comparte su existencia dentro de la familia y la comunidad, experimenta a Dios y tiene la vida misma de Dios, fluyendo a través de ella y en la comunidad. No hemos elegido nuestra comunidad ni las hermanas con las que vivimos. Pero hemos sido enviados a esta comunidad. Se nos dan los miembros con quienes vivimos. Y ésta es una de las claras manifestaciones de Dios, que se ha convertido en un ser humano. Hoy, escuchamos la invitación de Dios a crecer en comunión dentro de nuestra comunidad, en el Verbo que se hace carne, que es nuestra tierra santa en común. Cuanto más cerca esté nuestro contacto con ese terreno común, mayor será nuestra comunión entre nosotros.

Oración de apertura

Dios, tu Hijo Jesús se convirtió en un ser humano para mostrarnos quién es El y quiénes somos, para mostrarnos de lo que somos capaces y de lo que podríamos llegar a ser.

Que esta oración nos invite a celebrar la fiesta de Navidad.  Haz que estemos alertas a tu presencia en nuestra humanidad y en cada uno de nosotros.

Moldéanos a su semejanza, como él transforma mundo según su compasión. Te lo pedimos esto, en nombre de tu propio Hijo y hermano nuestro. Amen

Lectura Bíblica

«A todos los que lo recibieron, a los que creyeron en su nombre, les dio el derecho de convertirse en hijos de Dios, hijos nacidos no de ascendencia natural, ni de decisión humana, sino, nacidos de Dios.» (Jn. 1: 12)

Palabras de San Arnoldo Janssen

«Meditar en el trono de Dios (el corazón humano) nos ayudará a ver el tremendo valor que tiene la obra misional. Imagínense si pudiéramos mirar en el corazón de todos aquellos que están en estado de gracia. Veríamos sus corazones sumidos y envueltos de luz y en el centro Dios Uno y Trino. ¡Qué espectáculo tan asombroso!»

Historia

Según una vieja leyenda hindú, hubo un tiempo en que todos los seres humanos eran dioses, pero abusaban de su divinidad. Así que Brahma, el dios principal, decidió quitarles la divinidad y esconderla en algún lugar que nunca pudieron encontrar.

Brahma llamó a un consejo de dioses para ayudarle a decidir dónde ocultar la divinidad. «Vamos a enterrarlo profundamente en la tierra», dijeron los dioses. Pero Brahma respondió: «Los humanos cavarán la tierra y la encontrarán». Algunos dioses sugirieron: «Vamos a hundirlo en el océano más profundo». Pero Brahma dijo: «No, los humanos aprenderán a sumergirse en el océano y lo encontrarán». Entonces algunos dioses sugirieron: «Llevémoslo a la cima de la montaña más alta y escondamos allí». Brahma respondió: «Los humanos eventualmente subirán las montañas y tomarán su divinidad». Entonces todos los dioses se dieron por vencido y dijeron: «No sabemos dónde esconderlo, porque parece que no hay lugar en la tierra ni en el océano al que los seres humanos finalmente no alcancen».

Brahma pensó durante mucho tiempo y dijo: «Ocultaremos su divinidad profundamente en el centro de su propio ser, los humanos lo buscarán aquí y allá, pero no buscarán la divinidad dentro de su verdadero ser» Todos los dioses estuvieron de acuerdo en que este era el escondite perfecto, y la obra se hizo. Y desde entonces, los humanos han estado subiendo y bajando la tierra, cavando, buceando, escalando y explorando, buscando algo que ya se encuentra dentro de sí mismos.

“La dignidad está dentro de nosotros”

Teilhard de Chardin dijo con razón: «No somos seres humanos que tienen una experiencia espiritual, sino seres espirituales que tienen una experiencia humana».

Jesús vino a mostrarnos cómo vivir desde ese centro divino que es el santuario de la compasión, la bondad, la misericordia… Esta es nuestra vocación – vivir como Dios, porque somos creados a imagen propia de Dios (Génesis 1:27)

Reflexión personal y compartir

¿De qué manera concreta estoy siendo llamada a expresar lo Divino en mi vida diaria? ¿Qué dones podría tener que podrían compartirse más? – ¿Paz? ¿bondad? ¿Comprensión? ¿Tolerancia? ¿Amistad?

En mi relación con los miembros de mi comunidad, ¿qué esfuerzos podría hacer para descubrir lo sagrado en el otro? ¿De qué manera podría contribuir para hacer de la comunidad un hogar?

Compartir una con la otra

Intercesiones

Reconocemos y celebramos la presencia de lo Divino en cada una… honrarse mutuamente e invocar la compasión, la ternura, la bondad y la belleza divina en cada una. Tómese un momento en silencio para estar presente a cada miembro de la comunidad con gratitud, ya que se menciona el nombre de cada persona.

Respuesta a las intercesiones:

Dios, que descubramos tu presencia en el otro y seamos una bendición el uno para el otro en nuestra comunidad.

Que descubramos tu amor en nuestro yo más profundo, cuando nos sentimos enfadados e irritables: Oremos

Que busquemos tu bondad en los demás cuando se esconde debajo de capas de frialdad: Oremos

Que te aceptemos en las personas cuya fidelidad damos por entendido. Oremos.

Que podemos notar tu aceptación sin prejuicios en aquellos que mantienen una mente abierta. Oremos.

Que busquemos tu dulzura cuando la dureza de otro la esconda. Oremos

Que revelemos tu misericordia cuando perdonemos a alguien por haberse vuelto contra nosotros. Oremos.

Que descubramos y aceptemos la sabiduría de las hermanas mayores/la/s hna/s con experiencia y la pasión y energía de las más jóvenes en nuestro vivir intergeneracional. Oremos

(adaptado de Joyce Rupp)

«Hay un anhelo en nosotras Hnas. SSpS de hacer de nuestras comunidades un verdadero hogar.  Queremos dar un paso más hacia la vida intercultural e intergeneracional, valorándola como un regalo que se celebre y comparta entre nosotros y con el mundo». (Siete declaraciones)

Oración final

Jesús, viniste como el muy querido, lleno del resplandor de la luz eterna. A medida que creciste en humanidad, tu vida y tus enseñanzas revelaron la vasta bondad de tu ser interior. Ahora estamos llamados a llevar tu amoroso Espíritu de resplandor dentro de nosotros, reflejando la bondad, misericordia y compasión el uno hacia el otro en nuestra comunidad. Mientras nos preparamos para celebrar la maravilla de tu nacimiento, ayúdanos a descubrir tu presencia en cada segmento de nuestra vida y la de nuestras hermanas. Hiciste tu casa en nosotros. Que hagamos un hogar el uno para el otro en nuestros corazones, celebremos el don del uno y del otro en nuestra comunidad.

¡Dios, bendícenos y deja que la Navidad suceda en nuestra comunidad! Amén