Novena de Pentecostés 2018

Año de Comunión con los Demás

Construyendo Puentes de Amistad

En un mundo que coloca tantas fronteras y aumenta las barreras, nosotras las SSP optamos por extender nuestro círculo de comunión y construir puentes con todas las personas que por alguna razón no están cerca de nosotras, aquellos a quienes consideramos otros.

La Novena de Pentecostés nos ofrece una oportunidad privilegiada para profundizar el significado de construir puentes de amistad, especialmente con aquellas personas que Dios pone en nuestro camino y que a primera vista no tiene nada que ver con nosotras.

Que en todas estas personas de otras culturas, religiones o ideologías podamos descubrir el rostro de Jesús que acoge a todos en su amor.

Día 1 - Comunión con las familias y jóvenes

El Dios Trinidad es comunión de amor, y la familia es su reflejo viviente»  Papa Francisco, Amoris Laetitia 11

La familia se describe como la «iglesia doméstica» (LG 11). La juventud de hoy, en quienes está el futuro de la Iglesia, podría considerarse como los pilares de la Iglesia del mañana. Para la mayoría de nosotras, nuestras familias, con todas sus bondades y deficiencias, fueron la primera escuela en la fe y el lugar donde aprendimos y alimentamos el amor y cuidado a nuestro prójimo y a toda la creación.

En su exhortación «Amoris Laetitia«, el Papa Francisco escribe: «La pareja que ama y genera la vida es la verdadera «escultura» viviente… capaz de manifestar al Dios creador y salvador. Continua afirmando: El Dios Trinidad es comunión de amor, y la familia es su reflejo viviente» (AL 11). Esto nos revela la vocación profundamente divina de la familia a «ser amor» en el mundo.

Intercesiones

Ven, Señor Jesús, envía Tu Espíritu a renovar la faz de la tierra.

  • Por las familias pobres en las que las madres procuran ansiosamente poder vestir y alimentar a sus hijos, los padres que se sienten frustrados porque no pueden satisfacer las necesidades diarias básicas de la familia y los niños que lloran porque tienen hambre.
  • Por las familias separadas a causa de la guerra o los desastres naturales, por las familias que se desplazan para escapar de los conflictos y las hambrunas, por las familias sin hogar que viven en refugios temporales y campamentos de refugiados.
  • Por las familias heridas a causa de las relaciones rotas, adicción y violencia doméstica.
  • Por todos los jóvenes, especialmente aquellos que se sienten decepcionados y frustrados en la vida.           
  • Por los jóvenes, para que se sepan verdaderamente valorados y amados.         
  • Por los/as maestros/as, los jóvenes líderes y todos quienes trabajan con la juventud, para que puedan apoyarlos y alentarlos a desarrollar sus dones y comprender su vocación en la vida.