Hna. Ana Elidia Neves, SSpS

El Papa Francisco es sin duda un visionario y un profeta para nuestro tiempo. Su visión global de los problemas que afectan a la humanidad, junto con su profundo sentido pastoral y su amor por las personas, le llevan a buscar soluciones innovadoras e incluso atrevidas. Atrevidas porque desafían el sistema actual, denunciando sus fallos y proponiendo soluciones que van en contra de los intereses del mercado y del capital.

El Pacto Global por la Educación es una iniciativa del Papa Francisco que va en la misma línea y llama a los educadores de todo el mundo a unir esfuerzos para crear una amplia alianza educativa capaz de formar personas para reconstruir la sociedad, haciéndola más fraterna. El objetivo es una transformación cultural profunda, integral y a largo plazo a través de la educación.

La educación, para nosotras, Misioneras Siervas del Espíritu Santo, es un importante campo de misión en muchos países y queremos formar parte del Pacto Global e implicar a nuestras escuelas en este proceso de transformación. Un paso concreto en esta dirección fue la participación de varias hermanas SSpS y educadores laicos y laicas de nuestros colegios en el seminario online sobre el Pacto Global promovido por la UISG – Unión de las Superioras Generales, en Roma, con unos 400 educadores de todo el mundo.

El profesor Colman Lisandro León, rector del Instituto Alberto Magno, está entusiasmado con la propuesta del Pacto Mundial.

Uno de los participantes fue el rector del Instituto Alberto Magno de Puerto Rico, Argentina Missiones, Prof. Colman Lisandro León. Para él, el seminario permitió adentrarse en la experiencia de otras instituciones educativas que están innovando en diversas áreas con el objetivo de mejorar la calidad educativa, la inclusión y el trabajo en red.

El resultado de esto, según él, sería un «mayor desarrollo humano, el cuidado de nuestro planeta y de los más desfavorecidos y también las oportunidades de encuentro entre diferentes culturas, que es la raíz de la propuesta del Papa Francisco de lograr un Pacto Global que contribuya a un mundo mejor».

Alumnos de una de las escuelas de las SSpS en la Provincia del Sur de Argentina donde la Hna. Edit Leiva trabaja como coordinadora de la misión

Para la profesora universitaria Sor Herlina Hadia, SSpS, de Flores West, Indonesia, el seminario fue una gran oportunidad para aprender de otros profesores. «Me siento desafiada a involucrarme en la colaboración, a dar lo que tengo al ministerio de educación que necesita la colaboración del mayor número de personas posible», explicó.

La Hna. Edit del Valle Leiva, SSpS, coordinadora de misión en tres institutos educativos de la Provincia de Argentina Sur, también asistió al seminario y destacó la importancia y el desafío de integrar el Pacto Global en todo el sistema curricular, lo que requiere la actualización de todo el personal educativo. Para ella, la Congregación viene dando pasos en esta dirección desde hace muchos años al asumir la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación como estilo de vida y también los ejes de Vivat Internacional.

Trabajo en red

Entusiasmado con la propuesta del Pacto Mundial, el profesor Lisandro subraya la importancia del trabajo en red, empezando por las escuelas SSpS, y afirma que se trata de «una respuesta concreta y precisa a los problemas socioculturales de nuestro mundo en este momento de la historia».

«El trabajo en red es una respuesta del Pacto Mundial», continúa. «No estamos solos como Instituciones, trabajando y soñando por una educación mejor, somos muchos a nivel global o regional los que hemos ido mejorando en el proceso de fijación de objetivos de lo que queremos conseguir como centros educativos».

Para él, «compartir» es el camino a seguir. «Tenemos que empezar a dar este paso como centros educativos SSpS, comunicarnos y ver juntos qué objetivos alcanzar. También tenemos que trabajar con las redes que llevan años respondiendo eficazmente a los problemas de nuestro mundo, y a los nuevos retos que surgen», añadió.

Construir un mundo mejor

Alumnos del Instituto Santo Alberto Magno trabajando en el jardín comunitario de la escuela

El rector del Instituto Santo Alberto Magno también afirmó que «es muy importante lo que el Papa Francisco quiere y sueña para todos los centros educativos católicos, una educación que humanice y fortalezca la cultura del encuentro».

Para él, desde el seminario es necesario «trazar un camino, una hoja de ruta que nos lleve al cambio, donde la persona humana esté en el centro, buscando espacios de aprendizaje, con una metodología que promueva valores éticos».

Estos valores deben llevar «a un compromiso conjunto entre el papel del profesor y del alumno como protagonistas de un proceso de aprendizaje emergente, donde se tengan en cuenta las competencias globales generadas por la interdisciplinariedad de las diferentes áreas del currículo». Además, recordó que «la tecnología facilita la personalización de una cultura ‘maker’, como la describe el Papa Francisco, «la armonía de los tres lenguajes: el de la cabeza, el del corazón y el de las manos», logrando una educación cooperativa y vivencial que genere un pensamiento crítico y creativo».

Los siete compromisos del Pacto Global por la Educación:

 

  • Poner en el centro de todo proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad, para hacer sobresalir su propia especificidad, su belleza, su singularidad y, al mismo tiempo, su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte.
  • Escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos un futuro de justicia y de paz, una vida digna para cada persona.
  • Fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación.
  • Tener a la familia como primera e indispensable educadora.
  • Educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados.
  • Comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral.
  • Salvaguardar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas del entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiariedad y solidaridad y de la economía circular.

Fuente: https://desdelafe.mx/noticias/la-voz-del-papa/los-7-compromisos-del-papa-francisco-para-un-pacto-educativo-global/