Lo destacado en la Asamblea Continental Africana de la Animación Misionera/JUPIC en Accra, Ghana

La Asamblea tuvo por nombre: “Comunión al interno de nuestra Congregación a través de nuestro compromiso con la Animación Misionera/JUPIC’.

Los objetivos de la Asamblea fueron:

  • Definir el papel de la Coordinadora Provincial/Regional de Animación Misionera/JUPIC y formular el seguimiento de su ministerio, animando a las hermanas.
  • Profundizar el conocimiento de los temas de JUPIC en el continente africano.
  • Profundizar la comprensión de nuestra respuesta como Congregación a los temas de JUPIC y la relación con VIVAT International.
  • Elegir a la Coordinadora Continental de JUPIC.

Nombres de los participantes: –

  1. Hna. Amandine, Adjo Akpéné Masseme, Kouvodou – Togo – Benín
  2. Hna. Angelina, Angelina Vachia Jamba – Angola
  3. Hna. Felicita, Filicita Jyoti Purty – Mozambique
  4. Hna. Iwona Joanna Szatkowska – Botswana/Sudáfrica
  5. Hna. Juliana, Juliana Ami Agbozo – Ghana
  6. Hna. Lovely Thomas, Mariam Lovely Thomas Powathil – Etiopía/Uganda/Sudán del Sur
  7. Hna. Petroneldis, Maria Florentina Wea – Zambia

Personas de Recursos Humanos

  1. Hna. Gretta Maria Fernandes, SSpS . Secretaria Misional de la Congregación
  2. Hna. Maria Vilma, Vilma Espinosa – Coordinadora Continental de JUPIC
  3. Pbro. George Angmor, SVD – Provincial, Ghana
  4. Pbro. Peter Kabutey, SVD – Coordinador de JUPIC, Ghana
  5. Sr. Samuel Zan Akologo – Secretario Ejecutivo de Caritas, Ghana.

Equipo coordinador

  1. Hna. Ewa Piegdon, SSpS – Coordinadora Regional, Zambia
  2. Hna. Mercy, Margaret Mercy Benson, SSpS – Coordinadora Provincial, Ghana

 

Primer día: 28 de abril 2019

La Asamblea inició con la Eucaristía, presidida por el Pbro. George Angmor, SVD, Provincial de Ghana. En su homilía, compartió el texto bíblico: “Como el Padre me envío a mí, así también yo los envío a ustedes». Aceptando este llamado y reconociendo nuestra responsabilidad como Coordinadores de la AM/JUPIC, estamos llamados a volver a comprometernos por la causa de la justicia y paz en África. Destacó la unión de los apóstoles en el cenáculo, que estaban a puerta cerrada por el miedo. Dijo que podemos preguntarnos en este momento de nuestras vidas como individuos o como grupo, ¿cuáles son los miedos que nos encierran? También comentó que como Coordinadores de JUPIC sabemos qué difícil es luchar por la justicia y experimentar la amenaza a nuestras propias vidas como la Hna. Veronika Rackova, que fue brutalmente asesinada en el Sur de Sudán. La necesidad de ahora es la Comunión al interno de nuestra Congregación, y otros colaboradores, y a unir nuestros recursos para trabajar juntos por la justicia y la paz.

Después de la Santa Eucaristía, los participantes imploraron El Espíritu Creador y las Hermanas Vilma y Ewa realizaron la entronización de la Biblia. La primera sesión fue sobre la Comunión al interno de nuestra Congregación, presentada por el Pbro. George Angmor, SVD. Afirmó que la Comunión al interno de nuestra Congregación a través de nuestro compromiso con JUPIC es trabajar con todos los grupos marginados, educando a los niños en África, proporcionando servicios de salud. Vivir la pobreza de África y su realidad transcultural (amenazas a la vida, guerras internas y conflictos, limitaciones financieras en la implementación del ministerio de JUPIC). En África, el ministerio de JUPIC se ve desafiado por el corrupto sistema político y burocrático. Hizo una pregunta a los participantes: ¿Por qué estoy haciendo esto? La Comunión al interno de nuestra Congregación es también a través de nuestro programa común como ONG VIVAT en las Naciones Unidas en Nueva York y en Ginebra.

La Hna. Ma. Vilma Espinosa, la actual Coordinadora Continental de JUPIC, dio un informe recopilado de los Coordinadores de JUPIC de las Provincia/Regiones de las SSpS en África. En su Informe declaró que ante todo debemos tomar en cuenta la disponibilidad de las hermanas para aventurarse a nuevos apostolados a pesar de los riesgos. Mencionó que existen valiosas prácticas en la promoción y el empoderamiento de las mujeres/niñas, especialmente en la educación de las mismas y en la provisión de instalaciones y servicios de hospedaje. Los niños de la calle es también una realidad en medio de nosotras y atenderles supone el contacto con las familias necesitadas de las que provienen; miembros de la familia que esperan su escasa «remesa». Además, la presencia entre los refugiados y desplazados del Sur de Sudán/Uganda nos une en oración por las hermanas cuyas vidas están siempre en peligro.

Por último, al abordar nuestras preocupaciones comunes, es necesario fortalecer nuestra colaboración a nivel local, provincial-regional y continental. Es importante intensificar los canales de comunicación y la documentación. No podemos colaborar a nivel continental si no partimos del aspecto básico de trabajar sobre nosotras mismas en términos de compromiso personal para hacer lo que se necesita. Nuestra Constitución Congregacional en el número 112 menciona: «Reconocemos que el egoísmo del corazón humano es la causa más profunda de todas las estructuras y sistemas injustos. En consecuencia, lucharemos contra el pecado ante todo en nuestra propia vida» donde el individualismo y el etnocentrismo pueden poner en peligro nuestro ministerio a nivel local.

Por la tarde, los participantes se reunieron en tres grupos pequeños de cuatro miembros y compartieron:

– ¿Qué fue lo que más les impresionó de las dos presentaciones de la mañana?

– ¿Cuáles son algunas de las alegrías y desafíos en tu ministerio JUPIC?

Los tres grupos compartieron que todos estamos llamados a hacer de JUPIC una parte integral de nuestras vidas. De las presentaciones, entendemos que aunque estamos en diez (10) países diferentes de África con realidades diferentes, estamos en comunión unas con otras por nuestro compromiso con JUPIC y trabajando con diferentes temas, pero todas con el objetivo de llevar la justicia y la paz al continente africano.

Algunas de las alegrías de trabajar en el ministerio de JUPIC son los cambios en las vidas de las personas con las que trabajamos. Nuestro compromiso con JUPIC no nos permite rendirnos fácilmente. El empoderamiento de las mujeres y los niños en nuestras Provincias y Regiones es otra razón para que estemos alegres. Un desafío es que no hay una Coordinadora de JUPIC a tiempo completo y esto afecta nuestra participación en la animación de las hermanas en las Provincias/Regiones. En algunos lugares las comunidades están muy retiradas y es difícil llegar a esos lugares, ya que la Coordinadora de JUPIC tiene otra misión a tiempo completo. Siempre hay limitaciones financieras en el continente africano. Debido a los constantes cambios de las Coordinadoras de JUPIC, carecemos de planes a largo plazo para las personas con las que trabajamos. Es desalentador a veces cuando no recibimos respuesta o informes de las comunidades. Se está volviendo cada vez más difícil a medida que las políticas y leyes del gobierno continúan cambiando.

La sesión de la tarde fue sobre: Las Realidades del Mundo, la Iglesia y JUPIC a nivel de la Congregación a cargo de la Hna. Maria Gretta Fernandes, SSpS. Ella compartió cómo las SSpS responden a las realidades mundiales actuales de la pobreza, los refugiados y la migración, los conflictos internos y la guerra, el cambio climático y el clericalismo en la Iglesia Católica. Su presentación fue informativa y actualizada sobre la situación de los migrantes y refugiados en Europa. Concluimos el día con la adoración al Santísimo seguida de una cena.