Estuve en Atenas en una comunidad SSpS trabajando en los Servicios Jesuitas a Refugiados durante casi 4 años. Salí de Atenas el 1 de agosto de 2022 y ahora estoy en la Región Inglesa/Irlandesa. Me gustaría compartir algunas reflexiones y expresar  mi gratitud por el apoyo que recibí.

Salí de Atenas con el corazón lleno de historias y rostros de personas y sentí que había viajado con muchas familias en muchas circunstancias. En su mayoría eran de Afganistán, Camerún, Irán, Congo , alguna persona de Chechenia, Rusia, Ucrania, Marruecos, Líbano y Egipto y  otras de Turquía. No es que hayan pasado por mi vida y se hayan ido. Los he seguido hasta sus nuevos países y sé que están a salvo. Estoy asombrada por la resiliencia de las personas y cómo mantienen la esperanza, cuando la esperanza se ha ido, y se mantienen a salvo frente a tantos  peligro. Tenía que ser Dios escuchando el clamor de los pobres. Estas son solo algunas de las muchas historias:

Una madre con dos niñas

En el centro educativo del JRS conocí a una madre con dos niñas de Afganistán. Las niñas tenían 10 años. La madre venía a repasar su inglés para obtener apoyo y darles educación a las niñas. Le tomó tiempo confiar en nosotros y lentamente compartió su historia de abuso por parte de su esposo, que era drogadicto, quien las persiguió hasta Grecia mientras intentaban huir de él.

Esta madre había estado trabajando en un banco y tenía formación, por lo que sabía inglés. Cuando estaba  cruzando de Afganistán a Irán por las montañas , resultó herida en la cadera y todavía cojea. Todos la apoyamos en defensa y educación en el JRS y tratamos de protegerla de su esposo. Eventualmente ella se divorció y él desapareció de su vida. Como para muchos de los refugiados, Grecia no era el lugar donde querían quedarse y ella soñaba con Suecia. Con un pasaporte falso intentaban atravesar las fronteras. Una de las chicas pasó. La madre y la otra niña fueron detenidas. Una tragedia la separación de su hija. Recurrieron a nosotros.

La hija que pasó fue ayudada maravillosamente del otro lado. Una familia sueca la acogió y pudo estudiar  y vivir felizmente con la familia. También estaba en contacto con su madre y su hermana a través de WhatsApp.

La madre y la hija continuaron luchando. Fue perseguida por el gobierno por sacar ilegalmente a su  hija del país cuando era menor de edad, por lo que les tomó más de un año antes de que se unieran. La hija en Grecia fue a una escuela griega y aprendió el idioma. En febrero de este año se les permitió ir a Suecia y estar juntas como  familia en un campamento. ¡Todavía se mantienen en contacto conmigo y me envían fotos . Se las ve felices como familia y sueñan con venir a Grecia algún día de vacaciones!

Un filósofo de Chechenia

Comisaría de policía en Atenas donde se detuvo a un refugiado checheno antes de enviarlo al centro de detención.

Lo conocí en nuestra tienda benéfica. Un hombre hablando ruso. Un filósofo. Un parlanchín hablando del vivir en el parque de Atenas. No se quejaba. Se notaba un poco feliz por esta experiencia en Grecia y  con la esperanza de establecerse de alguna manera. Aunque como era de Chechenia, no estaba en la lista para obtener asilo. Comía en Caritas, compraba ropa en la tienda , asistía al centro educativo y nos hicimos sus amigos.

Durante la restricción de Covid, se suponía  que todos debían estar en su casa. El no  tenían una casa, y  todas las personas sin hogar eran visibles en Atenas. La policía las arrestaba y a él también lo llevaron. Lo mantuvieron en una celda con 9 personas sin ventana y con  muy poca comida. Lo apoyábamos dándole pan y tarjetas telefónicas para que pudiera comunicarse con nosotros.

Después de un tiempo, lo trasladaron a un centro de detención donde se encuentran muchos refugiados. No pudimos hablar con él pero sí llevarle y  entregarle por medio de  la policía  algo de dinero y tarjetas telefónicas, sin comida. A veces nos permitían mandarle ropa interior y calcetines.

Estas personas estaban en proceso de deportación de Grecia. Este hombre se aferraba a la esperanza de quedarse en Europa, pero finalmente lo deportaron a Moscú y desde allí volvió con su madre. Allí pudo descansar, recuperar fuerzas y nos volvió a llamar para darnos las gracias por nuestro apoyo. La madre tiene más de 80 años y estaba muy agradecida de tener a su hijo de vuelta. En este momento él trabaja en una tienda y sueña con volver a Europa. Pero tiene un sello en su pasaporte que no le permite  volver a Europa por 5 años. ¡Su sueño, por lo tanto, es Inglaterra!

Una madre con un niño

La conocí en el refugio del JRS. En ese momento teníamos un albergue para refugiados para unas 50 personas, entre ellas muchas madres con niños. Al verla  noté que estaba deprimida. Tenía un hermoso niño de unos 3 años. Empecé interactuando con él a diario. Luego, lentamente, debido a la barrera del idioma, traté de hacerme amiga de la madre.

Ella comenzó a aprender inglés con nosotros y, a través del traductor de Google, Farci a inglés, pudimos comunicarnos. Luego descubrí que ella era de Afganistán y estaba traumatizada por la muerte de su esposo y su hija decapitada frente a ella por los talibanes.

Lentamente, a través de nuestro proyecto del JRS, la ayudamos a superar el trauma. Se había escapado a Irán con su hijo pequeño para salvar sus  vidas. De allí llegaron a Grecia. Un viaje inimaginable. Cuando finalmente llegó a Atenas, la ayudamos en el refugio.

Una vez que se sintió mejor se mudó a una casa regentada por Caritas y trató de vivir de forma independiente . Actualmente vive con el primo de su marido en Alemania y con su pequeño hijo. Este hombre se  mudó a Alemania mucho antes que ella y los apoyó financieramente  en Grecia ,  luego le pidió que fuera su esposa y le dijo que él adoptaría al niño.

El Señor escucha el clamor de los pobres

Estas son solo 3 historias de personas y hay tantas historias como personas que intentan escapar del trauma, el abuso, la guerra y la injusticia. Las noticias siempre se enfocan en el lado negativo de la historia de los refugiados, como personas que terminan en las calles de Atenas siendo adictas a las drogas y muriendo lentamente. Pero hay muchas historias positivas que atesoro en mi corazón.

Entrega de ropa y artículos de primera necesidad a las personas necesitadas. En el Centro del JRS se registraron más de 2.000 personas.


Una de los voluntarios del Servicio Jesuita a Refugiados con niños en la Plaza Victoria.

 

El trabajo con los niños les ayuda a superar el trauma.

El Señor escucha el clamor de los pobres. Nuestra presencia en Atenas o en cualquier lugar donde trabajemos puede parecer pequeña e insignificante a nuestros ojos, pero  se puede ver en las historias que los pequeños milagros ocurren diariamente.

 

Hna. Ewa Pliszczak, SSpS – De la Región de Inglaterra – Irlanda, después de 4 años en Grecia.