En la culminación del Año de la Comunión con los Marginados y Excluidos y la Primera Jornada Mundial de los Pobres, nosotras, en la comunidad SSpS del Generalato, organizamos una tarde de encuentro con las familias refugiadas que viven en nuestra casa. Compartimos un hermoso momento compartiendo algunos juegos, cantos y baile. Todos participaron y disfrutaron de las actividades, que se ha concluido con una sabrosa cena.

Fue maravilloso ver a los niños crecer tan rápido y desarrollarse con la ayuda de la educación que reciben en sus escuelas y sus familias, como con la asistencia de la Comunidad de San ‘Egidio y el compartir con las hermanas.

¡Fue una experiencia enriquecedora para todas nosotras!