Los combates, los asesinatos, las violaciones, el salvajismo de la guerra civil en Sudán del Sur, ocupan los titulares de las noticias. Sin embargo, entre la tranquila y pacífica población general existen algunos problemas muy básicos que enfrentan las personas, especialmente aquellos que viven en los campos de PoC (Protección de Civiles) o en las grandes ciudades. La leche en polvo, el té, el café, el azúcar y todo tipo de alimentos ya son muy caros en comparación con los bajos salarios de los que tienen empleo, pero está llegando a la etapa en que incluso si la gente tiene suficiente dinero para comprar estos artículos, no pueden costear  hervir el agua o cocinar los alimentos. Muchas más personas están «caminando» (moviéndose a pie) a su manera en los alrededores de Juba. El transporte público se ha vuelto demasiado caro y hay menos de él debido a la escasez continua de combustible y los precios altos que obligan a los vehículos a estar fuera de la carretera. Los inocentes son las víctimas de un conflicto sin sentido que nunca quisieron. La gente soporta la situación de manera estoica pero abiertamente se preguntan cómo van a ser capaces de hacerle frente.

Ayudamos a los que conocemos tanto como nos es posible y hay muchos trabajadores dedicados en las muchas ONG en Sudán del Sur que proporcionan un apoyo admirable. Un cambio económico es muy necesario. Muchos países son comprensiblemente reacios a dar ayuda que puede ser desviada a otros propósitos, pero la ayuda es ciertamente necesaria ahora y será necesaria durante bastante tiempo.

Las fotos de alta calidad de Sudán del Sur y los números fueron tomadas por Paul Jeffrey. Le agradecemos su generoso apoyo.

Hno. Bill Firman, FSC – Solidaridad con Sudán del Sur